viernes, 23 de septiembre de 2011

Privatizaciones: “pan para hoy y hambre para mañana”


¿Por qué no se acepta que lo que en estos momentos se necesita no es precisamente una política contractiva de austeridad y de reducción del déficit público?

Valiéndose del hecho de que como consecuencia de la crisis todos los países están incurriendo en cuantiosos déficits públicos, se alude a las privatizaciones como medio para paliar el desequilibrio presupuestario.

El Estado espera recaudar 14.000 millones de euros por la privatización de AENA y Loterías del Estado: lo cierto es que en España queda poco por privatizar. Primero el PSOE y más tarde el PP han reducido al mínimo el sector público empresarial, haciendo que todas las grandes empresas públicas pasen a manos privadas. Independientemente de ello, es erróneo afirmar que las privatizaciones puedan ser un medio para reducir el déficit público. Constituyen una venta de activos financieros y, como tales, no afectan a la cuantía del déficit, sólo a su financiación. Lo único que reducen es el volumen de deuda pública que es necesario emitir. Es más, a menudo el resultado es un incremento de los déficits sucesivos. Esto es lo que ha ocurrido con la venta de las grandes empresas públicas. El Tesoro ha dejado de recibir los cuantiosos beneficios que generaban, muy superiores a lo que hubiesen sido los gastos financieros de la deuda pública que se ha dejado de emitir.

Al vender empresas públicas tampoco se incrementa la solvencia de un país. Ésta no sólo depende de lo que se debe, sino también de los activos que se poseen. Las privatizaciones reducen, sí, el endeudamiento público, pero también el patrimonio del Estado, esto es, la posesión de importantes compañías, muchas de las cuales, como se ha podido comprobar, muy codiciadas por el dinero privado. Por otra parte, conviene tener en cuenta que los recursos que se orientan a la compra de las sociedades estatales muy rentables y sin apenas riesgo no se dirigen a ninguna otra inversión en la que el riesgo tenga que ser mayor. ¿No radicará aquí, en parte, la incapacidad de nuestra clase empresarial para invertir en sectores tecnológicos de futuro, refugiándose en los mercados cautivos de los servicios y en el sector de la construcción?

3 comentarios:

el que dice lo que piensa dijo...

total y absolutamente de acuerdo, no puedo añadir mas.

saludos

Maikel dijo...

El problema de las empresas publicas es que en su mayoría son ruinosas, por que el estado suele ser un mal empresario y suele poner al frente a gestores en esas empresas que son del partido o para pagar favores a los amiguetes, si hay problemas por su mala gestión se tira de los presupuestos generales del estado para seguir funcionado.

Anónimo dijo...

El problema es que los españoles somos unos chorizos y unos delincuentes.
No se respeta lo de todos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...