miércoles, 21 de septiembre de 2011

Un itinerario por la Alhambra de Granada intenta desmitificar la imagen sumisa de la mujer musulmana

Una mujer mira por la ventana de una de las estancias de la Alhambra. ALFREDO AGUILAR



El Patronato de la Alhambra y Generalife pretende explicar la situación de las mujeres en la época islámica y renacentista a través de las estancias que habitaron.

Un itinerario por espacios de la Alhambra habitualmente cerrados al público desmitifica la imagen de la mujer musulmana de las épocas andalusí y renacentista, marcada en el imaginario colectivo por su sumisión al hombre, y muestra a féminas que, aunque relegadas a un segundo plano, mantenían su identidad.

Esta visita guiada, con la que el Patronato de la Alhambra y Generalife pretende recuperar la presencia de las mujeres en la Granada islámica y renacentista (del siglo XI a 1492) a través de las estancias que habitaron, se inicia en la Torre de las Infantas, una de las últimas construcciones palaciegas que se hicieron en el conjunto monumental.

Con apariencia externa de fortaleza, la torre, que toma su nombre de uno de los cuentos de Washington Irving, no deja adivinar desde fuera su interior de estancia palaciega con estructura propia de las casas hispanomusulmanas, caracterizadas por las escasas ventanas al exterior para preservar la intimidad y ocultar las miradas.

El recorrido incluye el oratorio del Partal, de orientación perfecta y profusa ornamentación, con grabados que invitan a rezar, y las casas del mismo nombre que habitaron los sirvientes y que aún conservan restos de pinturas de tipo cortesano únicas para el arte nazarí que dejan entrever escenas de mujeres tocando instrumentos.

Susana Morente, historiadora del arte y guía de esta visita que se une a otras de distinta temática por la Alhambra, explica que no es posible dar una visión general de la mujer de aquella época sin tener en cuenta los condicionantes del momento y la clase social a la que pertenecían.

Las mujeres rurales, por ejemplo, solían acompañar a sus hombres al campo a trabajar y estaban menos recluidas que las del ámbito urbano, que, aunque dedicadas fundamentalmente a sus casas, también frecuentaban espacios públicos como el mercado o el cementerio.

"Cuanto más alta la clase social, más espeso el velo -metafórico- que las recubre y su enclaustramiento", apunta la historiadora.

Las mujeres andalusíes de clase alta eran bastante cultas, acudían a la Madraza -habitualmente reservada para los varones- si eran hija única y se encargaban de las tareas domésticas y de la educación de sus hijos, a los que enseñaban a escribir, poesía y el Corán.

Entre los oficios de la mujer de la época, sobre las que hay 116 biografías, figuran las de comadrona o nodriza.
Las comadronas tenían entre sus funciones supervisar la compra de esclavas y revisar el vestido con el que el comprador se las llevaba a casa, porque aunque el vendedor las exhibía vestidas con sus mejores galas, los trajes no se incluían en la compra.

En cuanto a las nodrizas, si la mujer que la contrataba lo hacía porque no quería amamantar a su bebé, era ésta que la costeaba sus servicios, pero si lo hacía por falta de leche, pagaba el marido.

Otra figura evocada en el itinerario es la de las concubinas, que eran de dos tipos: las Yariya, que ofrecían favores sexuales, y las Qayna, cantantes servidoras que no mantenían contacto sexual con el hombre.

El recorrido, que incluye el Harén (zona doméstica y familiar) y el Peinador de la Reina, construido en 1537 sobre la Torre de Abu l-Hayyay como aposentos para la emperatriz Isabel, esposa de Carlos V, invita también a conocer los gustos poéticos de la época, con continuas alusiones a los elementos de la naturaleza y los atributos de animales, de lo que dan cuenta poemas como el que le escribió Al Mutamid a Umm Ubayda.

"Es antílope por el cuello, gacela por los ojos, jardín de colina por el perfume y arbusto de suelo arenoso por el talle", reza el poema.

Además de estancias de la Alhambra que habitaron las mujeres, el itinerario muestra otros espacios de la Granada islámica y renacentista, ya fuera del conjunto monumental, como la casa morisca de Horno de Oro, el Bañuelo y el palacio de Dar-Al Horra.

Fuente: Webislam.

15 comentarios:

Titania dijo...

Ahora también pretenderás hacernos creer que las moras se quitan el trapo ese del careto para vestirse de dóminas y tratar a sus respectivos en plan perro sumiso... ya es lo que te faltaba por decir!
Por cierto, haz el puto favor cerrar la boquita con el tema de la FE, ok? Yo nunca he afirmado ser falangista como tú vas promulgando a diestro y siniestro. Deberías tener más cuidado con tus afirmaciones, no sea que te metas un lío por vulnerar algún derecho ajeno, que aunque los españoles no tenemos muchos, alguno nos queda aún por ahí.
Tómatelo como un consejo, querida.

Wafah dijo...

Ya veo que, como de costumbre, ni siquiera te lees el articulo para hacer el comentario. Debes de traertelo escrito de casa porque sino no se de donde te sacas que yo he dicho semejante majaderia.

Cuando tu dejes de llamarme mora yo dejaré de llamarte falangista o facha. Que yo sepa no es ningún insulto, simplemente es una descripción. Y por favor, no hables de derechos que me harto de reir porque unos cuantos de tus articulos son claramente racistas o xenofobos y eso si que es infringir derechos, además de de google te puede cerrar el blog por eso.

Tómatelo tu tambien como un consejo, querida.

Anónimo dijo...

Titania,
con lo fascista que eres, no vengas a exigir derechos de nada.
No entiendo como una tarada como tu puede ser xenófoba y creerse más que otras razas.

Wafah dijo...

Anonimo, por esta vez lo voy a dejar pasar pero te agradecería que no emplearas insultos para dirigirte a cualquier persona que intervenga en este blog sino me veré obligada a eliminar el post. Gracias.

Vicente Rubio dijo...

Amiga Wafah, me recupero poco a poco, pero no consientas que nadie insulte a nadie en tu blog, ni en ninguno, yo los retiro todos a la primera frase insultante. Fuera tensión.
España necesita mucha tranquilidad, porque los momentos de los próximos meses son cruciales y debemos de estar todos muy serenos.
Un saludo muy cordial

Anónimo dijo...

Desde cuando una xenófoba se merece ¿respeto?

Maikel dijo...

Escribimos en los Blogs o foros para expresar nuestras opiniones. Pero siempre desde el respeto, insultando se pierde toda la razón y además el insulto es la defensa del que no tiene argumentos.
Hoy día sabemos el papel de la mujer musulmana en su sociedad y es cero a la izquierda, hay pueblos más tolerantes que otros pero en general la mujer vale menos que unas cabras o camellos, para muchos pueblos musulmanes
En aquella época habría excepciones pero la vida de la mujer debió de ser terrible, he estado en la Alambra y por mucho que escribieran los reyes poemas de amor a sus mujeres, no dejaban de ser mujeres sometidas al hombre.
Un saludo

Wafah dijo...

Juan Ignacio, si hay insultos es porque hay personas que no saben comportarse y por tanto tengo que eliminar esos comentarios. Ya he advertido que no permito insultos pero, como comprenderas, yo no soy policia para controlar la gente.

Lo que no entiendo es para que publicas 3 comentarios iguales y despues los eliminas todos. Tu sabras que lios te traes. Saludos.

Juan Ignacio dijo...

Perdona Wafah, son cosas de Blogger, publiqué uno y salieron tres; eliminé uno y se eliminaron todos ?

Wafah dijo...

Pues parece que si, Juan Ignacio, que se han eliminado. Si quieres puedes volver a publicarlo pero no te preocupes que he leido lo que ponias y ya te he contestado. Saludos.

Juan Ignacio dijo...

Y no te enfades conmigo, me gusta mucho tu blog y te aprecio mucho.

Wafah dijo...

Que va, enfadada para nada, y menos contigo que siempre escribes con educación y con respeto. Lo que si me molesta son los que entran como anonimos y se dedican a insultar a la gente. Esos son los que convierten el blog en un gallinero asi que si tengo que eliminar todos los comentarios insultantes lo haré sin ningún problema. Saludos para ti.

Anónimo dijo...

Si esos ojos son tuyos...son preciosos.

Valaf dijo...

No conozco demasido bien esa época histórica ni los detalles referidos al papel de la mujer musulmana en relación al hombre musulmán.

Sea como fuere, parece que el mundo musulmán ha entrado en una clara involución. Y lo digo por que hoy, en pleno siglo XXI, la mujer musulmana y en los paises musulmanes, vale algo así como la mitad de un hombre. ¿Cómo estaba eso de los derechos de herencia? Me refiero a cuando un hermano y una hermana heredan.

Está bien referirse al pasado dentro de un debate de tipo histórico pero, de igual manera que cuelgas cosas relativas al movimiento 15-M con la intención de intentar cambiar el presente y en todo caso ponerlo en solfa (que no digo que no), es bueno denunciar la sumisión y en muchos casos las atrocidades que sufre la mujer musulmana en esas sociedades. Hoy.

Un saludo

Wafah dijo...

Estoy de acuerdo con lo que dices, Valaf, y por eso expongo que había otros periodos historicos en los que la mujer musulmana tenía un papel mucho más importante que el que tienen en la actualidad en bastantes paises. Siempre he denunciado en este blog el problema de libertades, no solo de la mujer, que existen en la mayoría de paises musulmanes regidos por regimenes dictatoriales. Me parece que es posible otra interpretación del Corán que de a la mujer su verdadero lugar en la sociedad y por eso seguiré luchando y peleando. Saludos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...