sábado, 5 de noviembre de 2011

La Fiesta del Cordero (Eid al-Adha)


El 6 de Noviembre se celebra la fiesta del Cordero o la fiesta del sacrificio (Eid al-Adha) o fiesta grande (Eid-al Kebir). Es la fiesta mayor del calendario lunar para los musulmanes;  cae el día 10 del mes lunar Du al Hija y es celebrada por todos los musulmanes que existen en el mundo. Se la conoce también como la pascua musulmana ya que se asemeja mucho a la fiesta cristiana de la Navidad.

El origen de esta fiesta se remonta a la historia de Abraham, existente tanto en la Biblia como en el Corán. Abraham, fundador del pueblo árabe, tubo dos hijos, Ismael de su esclava Agar e Isaac de su esposa Sara. Para el mundo musulmán fue su hijo Ismael, el primogénito, el que fue ofrecido en sacrificio por su padre como prueba de su amor por Dios, a diferencia de la tradición judeo-cristiana, que otorga este papel a Isaac. Al final, Dios fue clemente y paró su brazo en el aire justo cuando iba a cercenar el cuello de su hijo. Agradecido, Abraham sacrificó un carnero en su lugar y es en imitación de ese acto que los musulmanes matan a sus animales en lo que se considera la Fiesta Mayor del Islam, como bien lo detalla el Corán:

Y cuando ( Ismael ) era lo bastante mayor
para ayudar en las tareas ( de Ibrahim ), este dijo:
“¡Oh mi querido hijo!
¡He visto en sueños que debía sacrificarte:
considera, pues, como lo ves tú!”
[Ismael] respondió:
“¡Oh padre mío! ¡Haz lo que se te ordena:
hallarás que soy, si Allah quiere,
paciente en la adversidad!”
Pero cuando ambos se hubieron sometido
a la voluntad de Allah,
y le hubo tendido sobre el rostro, le llamamos:
“¡Oh Ibrahim, has cumplido ya con la visión!”
Así, realmente, recompensamos a los que hacen el bien:
pues, ciertamente, todo esto fue en verdad
una prueba, clara en sí misma.
Y le rescatamos mediante un sacrificio magnífico,
y de esta forma le dejamos como recuerdo
para futuras generaciones:
“¡La paz sea con Ibrahîm!” (Qur’án, surat 37, ayats 99-107)

De aquel suceso derivarían una serie de consecuencias importantes: abolición de los sacrificios humanos a la divinidad y el compromiso de Abraham de la construcción del templo la Kaaba.

Mohamed VI degüella a un cordero

Por regla general, se sacrifica un cordero por cada familia, sin embargo no es una fiesta de obligado cumplimiento religioso. Si una familia no dispone de los recursos suficientes para comprar un cordero, no tiene por qué comprarlo. En este caso, los que tienen dinero o los que han comprado un cordero tienen la obligación de ofrecer una parte de él a los más pobres.

Se percibe una gran emoción días antes, cuando se hacen los preparativos de la fiesta. La mañana de la fiesta los musulmanes acuden primero a la mezquita para la oración del Aid. El musulmán acude a la oración tras haber hecho la ablución mayor o gusl y haberse ataviado con su mejor ropa, limpia y perfumada. Recita unos versículos que sólo se cantan durante las dos fiestas anuales y en los enterramientos. Los musulmanes cantan hasta que el imán inicia la oración recitando siete takbir (Allahu akbar) y haciendo dos prosternaciones (rakáa). Después, el imam pronuncia una jutba o sermón a los miembros de la comunidad que se hallan presentes. Por último, se disuelve la reunión y los asistentes se besan en señal de hermanamiento y se felicitan por la fiesta. 


Después de la oración, que suele terminar sobre las 10, se vuelve a casa para sacrificar el cordero. En la actualidad se suele pagar a un matarife cualificado para que lo sacrifique en su lugar. La gran mayoría celebran la festividad en sus lugares de residencia, acudiendo a las mezquitas para la oración y luego, aquellos que pueden hacerlo, sacrifican y celebran una comida a la que se invitan mutuamente. La carne del animal es separada en tercios, una para la persona que obsequia a la bestia, otra para repartir entre sus parientes y el último tercio para los necesitados, independientemente de su religión, raza o nacionalidad. Normalmente suele celebrarse al aire libre, en las afueras de las ciudades, en una zona abierta denominada musalla.

El ambiente se torna en festivo y suele durar 2 o 3 días. Es un ambiente de gran alegría y a los niños se les viste con ropa nueva y son agasajados con dinero por parte de los mayores. Es una fiesta de hermanamiento y de perdón, parecida en este punto a las navidades. Las familias se visitan y se olvidan de los conflictos que podría haber.

Hay que recordar que desde 2010 es fiesta oficial en las localidades africanas de Ceuta y Melilla.

10 comentarios:

miguel dijo...

Seguramente tú tienes más datos que yo en cuanto al carácter religioso de esta fiesta. Sin embargo me gustaría señalar, que le veo un gran parecido a dicha celebración con una ya prácticamente desaparecida en España que precisamente es la matanza del cerdo, donde al menos en Andalucía solía coincidir en fecha con la de la navidad.
Esta circunstancia la aprovechábamos los niños, para no teniendo otras obligaciones en el colegio, y después de cierta elaboración, conseguir hacer de las vejigas urinarias un balón, y pasarnos esos dos o tres días jugando sin parar durante el día, y celebrando después como una fiesta grande durante la tarde y la noche.
Efectivamente también en esa festividad, se agasajaba a familiares y vecinos con una parte de la carne y los embutidos fabricados in situ en cada casa.
Por otra parte, por la coincidencia de fechas como he dicho anteriormente, dichos festejos estaban estrechamente relacionados con los de carácter puramente religioso.
Espero que estos datos hayan complementado los de tu artículo.
Un saludo.

miguel dijo...

Creo que me he explicado bastante mal.
Quería resaltar la similitud de estas fiestas en cuanto al caracter solidario de las mismas.
Un saludo. Y perdón por el comentario anterior que no he salido expresar.

Wafah dijo...

Yo creo que te habias expresado perfectamente y cualquier información es bienvenida. Lo único que ocurre es que la matanza del cerdo no tiene una significación religiosa como tiene la fiesta del cordero. Es más una fiesta social en la que reune todo el pueblo y en la que disfrutan de una jornada en comunidad.
Gracias por tu comentario, Miguel.

Juan Ignacio dijo...

No creo que el término sea muy equivalente al cristiano; pero en todo caso,

¡FELIZ PASCUA!

Maikel dijo...

En los pueblos de Valencia se sigue haciendo la matanza y es cierto que es más una fiesta social que otra cosa.
Cuando era pequeño vivía en una alquería árabe en la huerta de Valencia, habían otras alquería y cuando llegaba la matanza del cerdo se ayudaban unos a otros, y tambien a preparar todo lo que se sacaba del cerdo, los dueños de los animales solían pagar en especie la ayuda de los vecinos/as, al terminar todo se hacia una fiesta.
Yo odiaba que mataran a los cerdos, se daban cuenta de lo que les esperaba y en mi vida se me olvidara como chillaban cuando los iban a sacrificar, para mí se daban cuenta y en su desesperación chillaban de una forma tan horrible que a mí me producía terror oírlos.

herakles dijo...

Una constante táctica de la iglesia cuando se imponía en tal o cual geografía,era la de solapar su simbología,ritos o tradiciones a los ya existentes.Las ermitas, por ejemplo en Andalucía o en otras latitudes pertenecieron a templos de otras religiones precedentes.La fiesta de la natividad se estableció sobre una anterior festividad pagana del culto al sol.La virgen de Guadalupe,en su orígen era la diosa azteca Tonantzin..etc...
Es posible que se aprovechara de la tradición islámica de la fiesta del cordero y todo el ritual que ello conllevaba,compartirlo con otra gente, festejarlo...
No deja de ser curioso que en el territorio más islamizado de la Península,Andalucía,sea donde la cochinolatría tenga más fuerza.Sin duda el comer cerdo se impuso como prueba inequívoca de que ya no se era musulmán.

Maikel dijo...

Los musulmanes y creo que hasta los judíos son más fieles en la hora de cumplir como dice la Biblia sobre los animales limpios e inmundos.
El cerdo, porque tiene las pezuñas partidas, hendidas en mitades, pero no rumia, será para vosotros inmundo.
Es algo que los cristianos no solemos tener en cuenta ya que no cumplimos para nada las leyes de Dios y sus mandamientos.

Brisha, la venganza dijo...

Me has dado hambre... No sabras tu hacer de esos pastelitos.. Pon un par de recetas que tengo la tiendecita musulmana a tiro de piedra y salen tirados los componentes...

Lo dicho: RECETAS YA!!!

Wafah dijo...

Brisha, la verdad es que me gusta la cocina pero lo de la repostería es un arte demasiado especializado para mi, jajajajaja. De todas formas, a ver si busco alguna receta de dulces y la pongo. Saludos.

Anónimo dijo...

Igualito so bestia

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...