sábado, 14 de septiembre de 2013

Ben Mizzian, "El General Moro"


Documental biográfico sobre Mohamed Ben Mizzian Al Kassem, el general que mandó las tropas marroquíes que, junto con la legión, sirvieron de punta de lanza del ejército nacional en la guerra civil española.

6 comentarios:

Benja dijo...

Me sorprende que pongas este documental del ejercito moro de Franco,no se si es un homenaje o tiene otro sentido.En España se les recuerda por su brutalidad.Durante los tres años que duró la contienda, participaron en todos los frentes de batalla y dejaron un reguero terrible de asaltos a sangre y fuego, saqueos, violaciones y matanzas.
Yo de pequeño oía hablar de la guerra civil y de los moros,el odio hacia ellos que tenían los españoles por la brutalidad con que se comportaron en la guerra no puedo ni describirlo.
Un capitán retirado que lucho en la guerra en el lado franquista. Contaba historias de la guerra y una de ellas era;cuando el con tropas regulares entraron en un pueblo,que había sido tomado por los moros,se encontraron con tal horror por las barbaridades cometidas por estas tropas,que estuvieron apunto de liarse a tiros con ellos.Para calmar los ánimos el mando decidió fusilar a unos cuantos para ejemplo de los demás.

Wafah dijo...

Benja, es simplemente un documental. La historia es neutra, ni se esta de acuerdo con ella ni no se está, simplemente ocurrió así, y es una muestra de que la historia no es algo lineal sino que tiene muchas aristas. No solo hubo moros que lucharon contra el dominio colonial, tambien algunos apoyaron a Franco. Es la historia. Y el hecho de que yo no sea simpatizante de la epoca de la dictadura de Franco no significa que pueda ignorar ese periodo histórico y lo que allí ocurrió.

Saludos.

Benja dijo...

Tienes razón que es un documental y forma parte de nuestra historia. Pero posiblemente Franco no hubiera ganado la guerra sin el apoyo inicial de los más de 100.000 marroquíes que formaban esta tropa. Hasta quizá no hubiera habido golpe de estado sin este apoyo.
Un saludo

Benja dijo...

Ha veces dudo si la palabra Moro es correcta o es una falta de respeto para ciertas personas.Pero he leído sobre el tema y “moro”significa; “natural de Mauritania” y se utiliza correctamente para hablar de las personas que viven en el Magreb.
He leído un poema"El Collar de la Paloma" de Ibn Hazam de Córdoba de la época del Al-Andalus.si no lo has leído...léelo te encantará.
Saludos

León Riente dijo...

Estos moros de Franco aprovecharon la ocasión que se les presentaba para hacer daño a los españoles gratis total. Los reclutó Franco; si los llega a reclutar la República probablemente los moros hubieran actuado igual. A ellos que más les daba si eran franquistas o republicanos. Ellos tenían muy claro que, ante todo, eran españoles y de ahí el odio.

Y, obviamente, este episodio histórico deja en muy mal lugar a Franco, en el lugar que le corresponde realmente. La Caspa tendría que dar ciertas explicaciones cuando apoyan a semejante personaje.

Benja dijo...

Franco obligaba a emitir en todos los cines antes de la proyección de las películas, explicaba así el comienzo de esta historia: "Todos los musulmanes de nuestro Protectorado en Marruecos, impregnados del amor y la cultura que en ellos ha sembrado España, acuden en socorro inmediato al escuchar los clarines de la llamada de Occidente. (...) Ni levas ni propaganda. Voluntarios nada más. Por mandato del corazón".

La realidad fue muy distinta. Los militares facciosos reclutaron a los marroquíes a través de la red de caídes amigos que el Ejército de África había tejido durante los años anteriores. El reclamo era económico: una paga que rondaba las 180 pesetas al mes, con dos meses de anticipo, y cuatro kilos de azúcar, una lata de aceite y tantos panes como hijos tuviera la familia del alistado. Empujadas por el hambre, miles de familias enviaron a sus hijos al matadero.
"Nos metieron como a gatos en un saco, nos soltaron en España y nos dijeron: ¡a disparar o a morir!". Alentados por los oficiales, se aplicaron a la tarea con la misma brutalidad que habían aprendido pocos años antes luchando contra los españoles en las guerras de África: destripamientos, decapitaciones y mutilaciones de orejas, narices y testículos. Los generales aventaban su fama de salvajes. Desde la radio de Sevilla, Queipo de Llano prometía a los "milicianos castrados" que sus mujeres pronto conocerían la virilidad a manos de aquellas tropas.

"¡Volveréis a vuestros pueblos con babuchas de oro!", les había prometido Franco. Pero cuando terminó la contienda los echó a patadas. Fueron licenciados y repatriados a la fuerza.
http://elpais.com/diario/2008/03/01/babelia/1204329979_850215.html
Cuando llego la democracia,los responsables si vivian,tenian que haber pagado por estas barbaridades,pero en este país nadie paga nunca nada y lo estamos viendo últimamente por todos los escándalos de corrupción.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...