martes, 13 de noviembre de 2012

Mujer del Desierto


Lágrimas y arenas sobre tus mejillas,
cantos del alma, ecos que rebotan en las dunas,
gritos al cielo, plegaria tal espinas de cactus,
brisas pensativas del inmenso desierto,
desde lejos miro tu sol naciente,
oasis de amor, manos de polvo y arena,
sofisticado paraíso de nómadas caravanas,
te veo en mi espejismo danzar al viento,
detrás de esas huellas, te persigo y escribo mis suplicas,
velo en tu rostro que cubre historia,
corazón cubierto que guarda silencio,
tus ojos reflejan misterio y anhelo,
vaga mi imaginación y esperanza eterna,
deseo ferviente y pedido en coro,
no a las guerras, castigo o maltrato,
y de rodillas con este canto imploro,
por ti mujer, oro.


Poema de Rafael Castillo.

3 comentarios:

León Riente dijo...

Se dice que cuanto más riguroso es un clima, más dulce y complaciente ha de ser la mujer de ese clima.

Wafah dijo...

No conocía ese dicho pero algo de razón lleva, por lo menos por lo que a mi respecta, jajajaja.

León Riente dijo...

Se cumple en el caso de las rusas, pero no en el de las vikingas. Será que en Escandinavia no hace el suficiente frío.

También se cumple en España y Francia, zonas de clima poco riguroso y con mujeres a las que en su mayoría no aguanta ni su puta madre.

Saludos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...