sábado, 15 de septiembre de 2012

Censura y carne cruda


Javier Gallego, alias “Crudo”, ha dejado de trabajar hoy en Radio Nacional, en la radio pública, que es de tod@s, recordemos, no sólo de una parte de los votantes de este precario país.

No lo ha dejado de manera voluntaria, sino que ha sido despedido dos días antes de que, en teoría, empezara la nueva temporada de su programa “Carne Cruda”. Y ha sido despedido precisamente por eso, por ser “crudo”, por contar las cosas como son. Algo que es el deber del buen periodista.

Estamos asistiendo a la toma del control de los medios públicos de comunicación por parte del Gobierno del PP.

Un control descarado y destinado a apagar cualquier voz crítica con la gestión del Gobierno o que ponga en cuestión el sistema capitalista y sus políticas neoliberales.

Hoy en día, realizar tu labor periodística de forma objetiva y sin partidismos es sinónimo de destitución o no renovación.

Los periodistas libres molestan. Porque los periodistas libres hacen preguntas incómodas, dan voz a personas que tienen un discurso diferente al imperante, y sobre todo no están dispuestos a seguir directrices políticas.

Desde Democracia Real Ya, deseamos la mejor de las suertes a Javier “Crudo” Gallego. También, porque se lo debemos:

Él fue el primero que nos dio voz en un medio nacional, cuando nadie más quería saber siquiera quienes éramos, cuando no había apartados en los medios para el 15M, cuando “Toma la calle” tan sólo era una frase en una pegatina.

Autor: DRY Madrid

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Era un programa de rojos sectarios.

Wafah dijo...

Y si realmente fuese un programa de rojos sectarios, como dice usted. ¿Cual sería el problema? Se supone que la radio pública debe ser plural, independiente del partido que gobierne. ¿O no es eso lo que se pedía cuando gobernaba Zapatero?

Anónimo dijo...

Cuando mangoneaba Zapatero pedíamos la vuelta del cCaudillo de las Españas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...