miércoles, 29 de agosto de 2012

Jesús, un profeta del Islam


La Virgen María y el profeta Jesús están claramente reconocidos en varios pasajes del Corán y tienen un sitio privilegiado.


En las fechas navideñas, los católicos del mundo celebran el nacimiento de Jesús de forma festiva. Las luces multicolores, los villancicos, las cenas navideñas. No cabe duda de que esta fecha, junto con Pascua, es la más importante para quienes creen en Cristo.

Pero, ¿sabía usted que no todos los que creen en Jesús están de acuerdo en que murió en la cruz, y que es parte de la Trinidad?

"Nosotros no sólo reconocemos a nuestro señor Jesús, sino que lo queremos muchísimo. Es un profeta de Dios, exactamente igual que el profeta Muhammad, con la diferencia de que éste llegó después", me dijo Tawfik, quien se considera un joven musulmán practicante.

622 años separan al Cristianismo del Islam. Lo suficiente para que la tercera religión monoteísta haya establecido su postura en lo relativo a Jesucristo.

Parte del linaje de profetas

Todos parecen concordar en que se comparten ciertos preceptos, como el de la concepción inmaculada de Jesús, pero en lo relativo a su divinidad los musulmanes no están de acuerdo.

"Cualquier musulmán tiene que creer en él, pero creemos en su naturaleza humana, y no divina. Nuestro propio profeta Muhammad no es divino", esclareció el profesor Hamed Abu Ahmad, de la Universidad de Al Azhar.
Taya Ahmad es colega del profesor Abu Ahmad. "Jesús siempre es considerado por los musulmanes como un profeta entre muchos otros que fueron enviados por Dios, o Al-lah", indicó a la BBC.

"Nuestra señora Máriam, es decir la virgen María, fue una mujer que tuvo el embarazo de su hijo por el espíritu de Dios. Así lo establecen las asuras del Corán, como la Asura de la Familia de Emrán, o la Asura de Máriam", agregó Taya Ahmad, académico egipcio.

"Nosotros consideramos a Mahoma como el último profeta, por lo que sabemos que aplica varios de los principios dictados por Jesús", añadió Taya.

Ni trinidad ni crucifixión

El Corán dedica al "Mesih Issa", o sea el mesías Jesús, pasajes substanciales en los que se reconocen sus milagros y de los que se puede inferir su importancia para los musulmanes.

Los capítulos del texto sagrado islámico son llamadas asuras. Por ejemplo, el versículo 170 de la Asura de la Mesa Servida reconoce a Jesús como profeta, pero advierte que la trinidad no es correcta:

"Gente del Libro: no saquéis las cosas de quicio en vuestra práctica de adoración, ni digáis sobre Alá nada que no sea la verdad. Ciertamente el Ungido, hijo de Mariam, es el mensajero de Alá; su palabra depositada en Mariam y un espíritu procedente de él. Creed pues en Alá y su mensajero y no digáis tres, es mejor que desistáis."

Otro punto de diferencia radica en la crucifixión de Jesucristo. "Según el Corán no hay que creer que a Jesús lo mataron, sino que al ver que su misión había sido cumplida, Dios lo elevó al cielo, así que no creemos en la crucifixión", le dijo a BBC Mundo Taya Ahmad, de la Universidad del Azhar.

El salvador

En nuestras creencias más antiguas, sabemos que Jesús descenderá al final.
Hay muchas "ayas" o versículos coránicos en el que queda claro que Jesús era un profeta con un mensaje por difundir en el mundo que lo rodeaba. Pero el hecho de que Jesús no haya sido matado en la cruz, tiene implicaciones para el futuro de la humanidad.

"En nuestras creencias más antiguas, sabemos que Jesús descenderá al final. Pero antes descenderá un ser satánico, el de la Metamorfosis le llamamos. Y Jesús lo tendrá que matar, para salvar al mundo antes del Juicio Final", explicó Hamed Abu Ahmad.

La Virgen María y el profeta Jesús están claramente reconocidos en varios pasajes del Corán y tienen un sitio privilegiado.

"Nadie nació sin padre, excepto Adán", recalcó Abu Ahmad.

Así que "Issa" se destaca de todos los demás profetas por el milagro de su concepción y por la misión que aún le queda por cumplir antes del juicio final.
Por eso los musulmanes, que también celebran el nacimiento de su profeta Mahoma en grande, no olvidan felicitar a sus amigos cristianos en el cumpleaños de Jesús e inclusive se unen a las festividades.

Autor: Karim Hauser    
Fuente: BBC

14 comentarios:

Bere-Ato dijo...

¡Hola, Wafah! Supongo que como te habrás dado cuenta, tu blog quizá necesite temas tan polémicos como el post que acabas de poner; aunque en mi opinión, necesarios, a pesar de que los calores del verano puedan crear muchos dolores de cabeza a los creyentes en Cristo, o a los musulmanes (creyentes en otra cosa, menos en Cristo).

Porque, ¡vaya tela con la siguiente frase!, y del que, por tal escrito, parece uno de los mejores propagandistas “mohometanos”, como Kamir, a pesar de conocer el español y de haber leído textos del Nuevo Testamento en español y en inglés, incluso en árabe!, y así las cosas, he aquí la frase:

“Pero, ¿sabía usted que no todos los que creen en Jesús están de acuerdo en que murió en la cruz, y que es parte de la Trinidad?”

A dicha frase, a pesar de NO concretar a quién se está refiriendo, falta añadir, que los que son cristianos, porque creen en Jesús, son creyentes en Jesús con todas las consecuencias, y el que NO cree en Jesús, es que no es cristiano, aunque sea de cultura mahometana, o cualquier otra. Los siguientes textos del Nuevo Testamento, lo aclaran mejor que yo:

1º.- “Y el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros, y hemos visto su gloria, gloria como de Unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad” ( versículo 14, del capítulo 1º o prólogo del Evangelio de San Juan).

2º.- “Al principio era el Verbo, y el Verbo estaba en Dios, y el Verbo era Dios, El estaba al principio en Dios, todas las cosas fueron hechas por El, y sin El no se hizo nada de cuanto ha sido hecho” (versículos del 1º al 3º, del mismo capítulo y Evangelio que el anterior).

3º.- “¿Quién es el embustero sino el que niega que Jesús es Cristo? (el único Mesías enviado por Dios). Ese es el anticristo, el que niega al Padre y al Hijo. Todo el que niega al Hijo, tampoco tiene al Padre. El que confiesa al Hijo, tiene también al Padre” (1ª Carta de San Juan, capítulo 2, versículos 22 y 23).

Te lo pongo más clarito por si a alguien no le interesa leerlo:

“el que niega al Padre y al Hijo. Todo el que niega al Hijo, tampoco tiene al Padre”.
Esto para empezar a saber quién es quién sobre la Trinidad, y en cuanto a lo de la cruz, y el resto de referencias a la trinidad, tanto en cuanto lo que dice el Corán como lo demás, supongo que si me permites publicar mi escrito, habrá ocasión de contrastar unos textos cristianos con otros de los del Corán.

Con tu permiso, un beso, Wafah.

Anónimo dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=n-A-t7roJ30

Herakles dijo...


Cristo es una representación más del mito universal de la Esencia Humana encarnada tantas veces en tantos momentos de la Historia en tal o cual personaje mítico.
Existe Lo Uno y sus múltiples versiones. Una única Verdad Universal. No hay pueblo elegido ni nadie tiene el monopolio de la verdad absoluta. El ego también es aplicable al ego colectivo y la creencia del suprematismo ideológico o espiritual. Puro egocentrismo. SÓLO HAY UN DIOS Y LO ES DE TODOS y su credo auténtico es que tengamos HUMANIDAD. Oponernos a esa idea de unión con todo el género humano es sólo eso, egoismo. Egoismo sazonado muchas veces de racismo, de nacionalismo, de superioridad espiritual y errores de este tipo.

Ahí dejo este enlace hablando del paralelismo del Cristo con otros muchos héroes y dioses solares:

http://www.taringa.net/posts/info/1360872/El-Mayor-de-los-secretos.html

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo con el comentario de Herakles.

Anónimo dijo...

"Nadie va al Padre sino por mí". La interpretación que hace Herakles del monoteísmo es relativista. Sin embargo no le otorgo mala fe en su intención. Pero es importante que recalque esto: Cristo es el Hijo de Dios. Ese Dios del que habla Herakles no es otro que Jesucristo. Tan sencillo como entender que Jesús no es una religión sino el propio Creador. Efectivamente nos pide humanidad. Que reconozcamos nuestra naturaleza. Pero lamento ese ataque gratuito a ideologías como el racismo y el nacionalismo. Claro, será que queda muy "guay" y muy "bonito" hacerlo igual que hace mil años lo era hacer la pelota al obispo. Pero la Creación de Dios, Herakles, salta a la vista que no fue una única raza ni una única nacionalidad. Por tanto exaltar las diferencias naturales que no son otra cosa que la diversidad de Su Creación está muy bien, siempre y cuando no vayan acompañadas de odio, supremacismos y ridiculeces verdaderamente racistas y chovinistas. La nación es un ente social y natural, el nacionalismo una ideología. La raza es parte de la diversidad del género creado, el racismo una ideología y que con todo derecho se puede criticar.

Herakles dijo...

"Nadie va al Padre sino por Mí", te faltó decir "con el beneplácito de la Iglesia". Cosa ésta que es lo que creen los traficantes de Dios.
Cristo es la identificación de la naturaleza profunda y esencial del espíritu huamano. Dios hizo al hombre (a TODOS los hombres a Su imágen y semejanza). Esa afinidad es lo que hace a TODOS los hombres allegados a Él. Y pues Dios es OMNIPRESENTE está en todo y en TODOS. Y pueden tomar conciencia de tal Realidad se sea cristiano , hinduista, parsi, jainista, judio, musulmán o un nativo del Amazonas que nunca haya escuchado a los curas evangelizando. El estado unitivo, el nirvana, el satori, el samadhi, la iluminación... se pueden dar en todas las latitudes y épocas pues se trata de la VERDAD UNIVERSAL, patrimonio de TODOS: también se llega al Padre a través de cualquier otra religión.
En contra de lo que dices, Anónimo, El Cristianismo no tiene el monopolio del acercamiento y unión con la Divinidad. El Cristianismo es un camino más, no el único.

Infinidad de veces hemos oido que Dios es nuestro Padre, Padre de TODOS. TODOS somos sus hijos, tan hijos de Él como Cristo lo es igualmente. Del mismo modo que infinidad de veces hemos oido que Cristo es nuestro Hermano. Si Cristo es nuestro Hermano, Dios es nuestro Padre, así de sencillo. La Madre de Cristo también es nuestra MADRE, la Madre del Género Humano. Lo dicho, TODOS somos Hijos de Dios y pertenecemos a la misma familia, LA HUMANIDAD.
Dios es todo. Dios está en todo por aquello de Su ya citada Omnipresencia. Dios está en nosotros sin necesidad de intermediarios que nos cobran peaje para sustentar su poder temporal.
En la parábola del publicano y el fariseo orando en el templo, el primero en pie dejándose ver, arrogante, despreciando al publicano que en un rincón, agazapado ni se atrevia a levantar la cabeza. Me parece esa misma actitud farisaica decir que sólo los cristianos tienen derecho a Dios y los publicanos de otros credos están al margen de ese acercamiento al Padre.
Luego Cristo dice :"Pero tu, cuando vas a orar, entra en
tu Habitación, cierra la puerta, y ora a tu Padre que
está allí en lo secreto, y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará."
Mateo 6, 6.
Ahí, ni más ni menos Cristo nos da a entender que para acercarnos a Dios a través de la oración podemos prescindir de ir al templo, porque nuestro cuerpo es el auténtico templo vivo en cuyo sagrario-corazón está Su Presencia Divina, y para ello no necesitamos iglesias de ladrillo o piedra. Ni todos los templos juntos de este mundo valen lo que el corazón de cualquiera de los que me leen. Y menos aún cuando ese templo material se ha convertido en una cueva de ladrones.

Herakles dijo...

Lo triste es que esa Verdad Universal que encarna Cristo sea el argumento de quienes a su costa quieren exclusivizar una verdad universal en pro de sus intereses particulares,de credo, cultura, latitud etc. y se erigen en los líderes y dueños de las conciencias de la gente, con amenazas de excomunión o infiernos eternos. Más triste aún cuando esos tales son como el fariseo de la parábola arriba citada.

Anónimo dijo...

No hay que olvidar que las religiones nos dan por el culo.

Wafah dijo...

Aquí el único que da por culo eres tu, anónimo, porque mira que eres pesao, chico.

Shelter dijo...

Hace poco escuché a un musulmán, que explicó de una graciosa, pero contundente manera, el Islam frente al Cristianismo y al Judaísmo. Dijo:


Las religiones del libro, son como la saga de El Padrino:

-Los judíos solo han visto la primera parte, pero se niegan a ver la segunda y la tercera. Por terquedad, creen que las segundas partes nunca fueron buenas.

-Los cristianos, han visto la primera y la segunda parte, pero les da miedo ver la tercera.

-Los musulmanes han visto la saga entera y les gusta las tres partes.




jejejeje, está bastante bien y es una manera sencilla de explicarlo.


Yo no soy musulmán, pero sí creo que el Islam es una religión verdadera, por eso me hacen gracia esos ignorantes que piensan que los musulmanes adoran a Muhammad y que no creen en Jesús ni en ningún profeta anterior.


Sobre Jesús, decir que yo sí creo en él, como un hombre que predicó conciencia de Dios y amor al prójimo, pero creo que los evangelios y la Biblia en general, están muy manipulados y que no dan un mensaje fiable de lo que realmente fueron las palabras de Jesús. No olvidemos que los evangelios fueron escritos mucho después de que muriera Jesús y que en el Concilio de Nicea (cuando se compiló el "Nuevo Testamento") desecharon cientos de evangelios y dejaron solo esos cuatro, porque interesó quitar unos y poner otros. Tampoco comprendo cómo los cristianos consideran "Palabra de Dios" a las epístolas de Pablo de Tarso, que fue un perseguidor de cristianos que jamás conoció a Jesús, que al final se convirtió al cristianismo y le dió la forma que él quiso y metió lo que a él le dió la gana, de ahí que haya quien acertadamente diga que en realidad el cristianismo debería llamarse "Paulismo", teniendo en cuenta que en el Nuevo Testamento hay más "materia" de Pablo que de Jesús.


El Lector dijo...

Tu blog es muy bello estéticamente, pero nunca he estado de acuerdo con el contenido. Sé que este post es antiguo, pero .... Decir que Jesús no fue muerto en la cruz no tiene mucho sentido. Las dos fuentes principales para conocer el relato de su muerte son las memorias de Pedro (redactadas por Marcos y ampliadas en Mateo y Lucas) y de Juan el Discípulo Amado, personajes que convivieron con Jesús. Que haya gente que en la Arabia del siglo VII comenzara a afirmar algo distinto sin ninguna base no tiene sentido. Podrán decirlo, claro, pero no tienen credibilidad. No tuvieron relación con los hechos y están culturalmente alejados.

Wafah dijo...

Amigo El Lector, establecer como fuente unos evangelios que se escribieron entre 50 y 100 años despues de la supuesta muerte de jesucristo es decir mucho. Ni Marcos ni Mateo ni Lucas fueron testigos de nada, solo escribieron "de oidas" y por tanto su autenticidad está bajo mínimos.

Un saludo y gracias por comentar.

El Lector dijo...

Hola, no quiero ser pesado en blog ajeno, pero creo que debo hacer una precisión. Las fuentes que he citado son las memorias de dos personas, Pedro y el Discípulo Amado, que conocieron a Jesús. Los evangelios son elaboraciones no muy posteriores, entre los años sesenta y noventa del primer siglo, e incluso probablemente antes. Con todo, si por eso su autenticidad está bajo mínimos, ¿dónde está la autenticidad de un texto árabe seiscientos años posterior?

Un saludo.

Wafah dijo...

Ni Pedro ni el Discipulo Amado escribieron los evangelios. Repito que se escribieron decadas despues.

La autenticidad del Corán está en que es la palabra de Alá.

Un saludo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...